El Ministerio de oración de la Iglesia "Cristo Viene" está orientado a dar apoyo en oración al liderazgo en general, ministerios, congregación, las familias representadas en la iglesia. Es como un muro de protección espiritual alrededor de la iglesia, de nuestra ciudad y nación, y todos aquellos que necesitan apoyo en momentos de necesidad.


Texto Lema:
"Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces" Jeremías 33:3

 

Misión:


Motivar, capacitar y entrenar a los hijos de Dios para tener una vida de oración, usada como herramienta que produzca la manifestación de Dios en sus vidas, provocando cambios extraordinarios en su entorno.

 

Visión:


Que la oración, junto a las otras disciplinas espirituales, sea el estilo de vida de los hijos de Dios y sus familias, reflejado en una vida santa y victoriosa en Cristo.
Objetivos:
1. Convertir la iglesia Cristo Viene en una casa de oración.
2. Formar un ejército de intercesores.
3. Ejercitar la oración diaria por medio del devocional personal.
4. Que cada familia de la iglesia practique el Altar Familiar.
5. Capacitar a los líderes de oración para el ministerio.
6. Orar diariamente por cada ministerio, sus líderes, por las familias de la iglesia, sus planes y todas sus necesidades.

 

Actividades Regulares:

 

Oración Matutina: Lunes a viernes de 8:00 a 9:30am. "en el Picacho".
Culto de Oración: Todos los miércoles a las 7:15p.m. en nuestro Templo Las Minas.

 

Líderes e integrantes del Ministerio:

 

Coordinadora: Pastora Blanca de Alvarez.
Líderes: Estela de Carnevali, Nery Carrillo de Aponte, Gladys Gómez, María Galea.
Guardianes del Culto: Nery Carrillo de Aponte (Coordinadora), Gladys Gómez, Ana García, Javier Nieves, Mariela de Nieves, Ana Tovar, Neptis Rivas.

 

Reflexiones para meditar:

La Oración y el Ayuno


La vida se fortalece y se afirma con la práctica frecuente de la oración y el ayuno. El ayuno es dejar de ingerir alimentos para dedicarse a la oración, por un tiempo determinado y con un propósito específico. Estos tiempos de ayuno son eficaces y cumplen los objetivos espirituales establecidos, cuando están acompañados con mucha oración, rompiendo cadenas de impiedad y desatando ligaduras de opresión, además leyendo y meditando en la Palabra de Dios, acompañado de alabanza y adoración a nuestro Señor. El ayuno y la oración son disciplinas valiosas que el Señor ha puesto en las manos de su pueblo para romper todas las ataduras y opresiones espirituales de maldad. Cada cristiano debe cumplir con la práctica disciplinada del ayuno y la oración para aumentar la fortaleza espiritual, tener una mayor relación con Dios, una vida santa y victoriosa en Cristo y crear un ambiente propicio donde el Espíritu Santo pueda manifestarse con plena libertad y obrando milagros sobrenaturales con su poder. Cuando la desesperación, la derrota o la necesidad nos hacen caer de rodillas, descubrimos que estamos utilizando la mejor herramienta que nuestro Dios nos haya dejado, la cual usó Jesús con mucha frecuencia porque era el medio usado para comunicarse con su Padre, dándole beneficios incalculables, ésta es la oración. Por lo tanto, entre los ministerios más apreciados por nuestro Señor está la oración y las mejores oportunidades están en la oración. "La iglesia es más grande de rodillas que de pie"

 

Diez Señales De Una Iglesia Que ora:


1. La mayoría de los miembros tienen una fuerte vida de oración devocional y están comprometidos a orar los unos por los otros.
2. Los miembros de la iglesia tienen un entendimiento bíblico de quién es Dios, y cómo ellos pueden relacionarse con El a través de la oración.
3. Los líderes son gente de oración y sientan un ejemplo de oración para la congregación.
4. La oración es un estilo de vida en la iglesia. Aunque se vea como un programa separado, la oración permea cada ministerio que hay en la iglesia y cada alcance que tiene la iglesia.
5. Las reuniones de oración corporal tienen una alta prioridad en la vida del liderato y de la iglesia.
6. Pasar tiempo en la presencia del Señor produce humildad, pureza, unidad, y compasión, y se ve reflejada la vida de Cristo en la vida de los líderes y la congregación.
7. La presencia de Dios llena Su casa. Quizás la característica más resaltante de una "Casa de Oración", es que está llena con una presencia tangible de Dios.
8. La falta de apetito espiritual en la congregación, es remplazada por un hambre espiritual.
9. Los corazones de los no creyentes son tocados por mensajes de vida práctica predicados desde el púlpito.
10. Los objetivos espirituales de la iglesia comienzan a movilizarse, no tanto por ingenio humano y trabajo duro, sino por la asistencia sobrenatural del Espíritu Santo de Dios. Las luchas cesan; se puede lograr más con menor esfuerzo.